Una pena, pero hemos cerrado el negocio.

¡Hasta siempre!